Emoción en la pista: debutó la mamá de Laurita Fernández

0

Con la imágen de su hija quebrada por la emoción, hizo su entrada Inés Stork.

Así como Consuelo Peppino demostró que podía bailar, sin ser famosa y se ganó el cariño del público, Inés es la incorporación no famosa de este año; siendo conocida por ser madre de, pero no por mérito propio.

Durante toda la coreografía, el camarógrafo ponchó a Laurita, quién se sorprendía por lo que veía, ya que Inés nunca bailó e incluso jamás fue al gimnasio. Marcelo, dejó la votación de Laurita para el final, quien no pudo resistir un minuto más en su silla y se paró para abrazar a la mujer que siempre la apoyó. En la votación, no fue objetiva, como se esperaba votó con el corazón, mediante un 10 que le puso, en medio de un ambiente de llanto y mucha emoción.

Fue una noche corta, en la que hubo pocas parejas. Después le tocó el turno a los dueños de las redes: Julián Serrano y Sofía Morandi que obtuvieron el mejor puntaje del certamen, pero Inés demostró que se puede, aún con su edad.

Stork no iba a participar del certamen; ya que no quería arruinar el brillante momento por el que está pasando su hija. Quién además de triunfar en el teatro, la televisión y la radio, logró ocupar una silla como jurado en el programa más importante de baile argentino.

Una noche llena de sentimiento, que se hizo notar en el público y una Laura Fernández, descolocada, descentrada de su formalidad habitual. Fue Federico Hoppe, el que convenció a Inés de formar parte del programa, su ex yerno. Una gala que quedará grabada para Laurita, quién prometió ser justa a partir de la siguiente gala y no dejar llevarse por las emociones.

¿Podrá hacerlo o se dejará llevar por la emoción a la hora de puntuar? Una fase conflictiva, para la flamante jurado.

Compartir.