“Soy Nena”: Crítica

0

En la calle Maza al 177, se encuentra un teatro llamado “Hasta Trilce”, en el barrio porteño de Almagro. Todos los domingos de octubre en el horario de las 17 hs, se presenta “Soy Nena”, un espectáculo de danza contemporánea que invita a través de la interpretación de sus bailarines, a una temática muy fuerte: la identidad de género.

Pintoresco y con toques artísticos en todo su ambiente, Hasta Trilce, lleva en su interior fotos, pinturas y dibujos de artistas a lo largo de su amplio comedor; un bar con mesas y sillas invita a aguardar a la espera de la obra. Tras pasar una puerta que lleva el nombre de Liliana Bodoc, recordada escritora que se fue este año, se encuentra la sala. En el escenario, cinco personas comienzan a bailar y en un costado se observa a alguien, envuelto en un velo. Sin palabras, pero con la expresión que provoca la danza, se interpreta una historia de lucha, de camino hacia el ser, de descubrimiento y aceptación hacia uno mismo. Con efectos de humo, luces y música de fondo, se baila. Dos son las canciones que arman el panorama, por un lado “Corazón delator” de Gustavo Cerati y “Todas las hojas son del viento” de Pescado Rabioso, además de musicalizaciones sin voz. Un niño se mira en un espejo, este no le devuelve la imagen de ser masculino, sino de femenino, en realidad el espejo le está demostrando su verdadero ser, su auténtico sentir, el de que no es un varón, sino que es una nena. Un baúl de juguetes tiene una muñeca en su interior, al abrirlo el niño la toma y comienza a jugar con el juguete de sus deseos, no le gustan los autitos, ni pelotas de fútbol. Dos adultos bailan alrededor del niño, uno es mujer y el otro es hombre. Son sus padres, que lo visten como niño, que no pueden entender lo que le pasa a su hijo, se sienten devastados, recurren a la ira, se enojan con ellos mismos, no lo aceptan.

La chica del espejo y el niño, se llevan bien, se quieren. En realidad, son una misma persona, un mismo sentimiento que lo gritan al mundo: “soy nena”. El padre no acepta a su hijo, le impone jugar con un camión y una pelota, el hijo los rechaza: quiere la muñeca, quiere el juguete que le corresponde por ser lo que es, una nena. Los padres sufren, porque saben que están viendo morir a su hijo, el ya no volverá, porque nunca lo fue. Vendrá como lo que es realmente, lo que siempre fue y sintió, el niño no murió, sino que renació y apostó a su felicidad “ser nena”. Los bailarines son estupendos, su baile mezcla sentimiento, unión y cariño. Sin diálogo, sin voces, solo expresión corporal; un espectáculo de danza contemporánea conmovedor.

Ese espejo, dejó de ser aspiración para volverse acción. No importa lo que imponga la sociedad, la falta de entendimiento, lo que invita la obra es a luchar por ser, por lo que uno es, a no fingir y vivir con deseos de morir, por no ser lo que es. Es impactante cuando la niña se pone un vestido, se mira al espejo y se toca los senos y todo su cuerpo, comienza a reconocerse como nena.

Soy nena deja una enseñanza para el espíritu de todas las personas que no se sienten felices, por aparentar algo que no desean, invita a luchar, a confiar y a vivir como se quiere; también enseña el rol de los padres y las etapas por las que se pasa, de la negación absoluta, de la culpa, a la aceptación de que su hijo viva como es feliz y no como lo que le imponen que debe ser. Ojalá llegue el día en que no existan los prejuicios, en donde todas las vivencias sean aceptadas y se naturalicen, sin castigos, sin imposiciones, sin discriminación. Soy Nena, propone una nueva mirada, un nuevo modo de ver el mundo, un espectáculo para IR A VER.

Funciones: Domingos a las 17:00hs

Teatro: Hasta Trilce Maza 177 (Almagro, CABA)

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Intérpretes: Rocío Álamos, Cecilia Cavallero, Julieta Layño, Guillermina Martínez Vega, Estefanía Pastocchi, Fabián Roetto.

Producción musical: Ramiro Cruz Larrain

Realización escenográfica: Macarena Milmar, Sonia Schwarcz

Realización de vestuario: Ailen Cury

Maquillaje y peinado: Nati Rayo

Diseño gráfico: Sol Frisardi

Ilustración: Ximena Larrain, Nahuel Rando

Asistencia general: Lucas Román

Prensa y comunicación: Tommy Pashkus Agencia

Producción general: Lucila Sanles y Jorge Maestro

Asesor creativo: Jorge Maestro

Dirección general: Lucila Sanles

 

Compartir.